Medio lleno

Y es aquí, donde abro la cabeza a dejarme perder, cargado de interminables conversaciones imaginarias, palabras pesadas nunca aplicadas, inminente cuenta regresiva resignándome a que el vacío sea realmente el complemento que necesito para olvidar. Me estalla la cabeza pero regreso a casa más liviano. 
Solo una cosa me queda por decirte.